Legibilidad: tropezando en la misma piedra

Los diseñadores nos volvemos locos con la legibilidad de las tipografías. Pero cuando ves carteles como este, te das cuenta que hay buenas razones para ello. Visto de lejos se lee “Beauty Jeeks” (yo la primera reacción que tuve es —¿qué narices significa ‘jeeks’?—, luego ya me di cuenta de que era “weeks”).

Un problema de falta de contraste de color, que provoca un fallo garrafal de legibilidad en un cartel que, si no fuera por eso, estaría fantástico: todo hay que decirlo.

Y no lo ha cometido un diseñador novel, de eso seguro, que es para una marca importante. ¿Fantasía vs. Legibilidad?  Algo de eso puede haber. ¿Qué os parece?


Comentarios (0)


Deja tu Comentario