Trabajar en Diseño Web: Cómo hacer una marca en el Universo

Hace menos de un mes leí este brillante artículo del famoso diseñador web británico Paul Boag en su blog, quedé pendiente de traducirlo porque habla de muchas cosas interesantes: el mundo de la tecnología, las “startups”, y cómo se ve el trabajo y emprendimiento desde ellas. Os lo dejo para que lo disfrutéis, personalmente me dio mucho que pensar:
______________________________________________________________________________

Desde la muerte de Steve Jobs y el lanzamiento de su biografía, muchos “frikis tecnológicos” se están planteando crear su propia marca en el universo. Nada malo en sí mismo, pero puede haber serios peligros entorno a ese modo de pensar.
El próximo marzo cumpliré 40 años. Con ese punto de referencia cercano, he dedicado tiempo a mirar hacia atrás a mi vida hasta este momento, y también hacia lo que ha de venir.

En palabras de Steve Jobs, me pregunto si tendría que “hacer una marca en el universo” y qué puedo hacer con la segunda mitad de mi vida para realmente hacer algo significativo.

En mitad de ese pensamiento introspectivo, he leído el artículo reciente de Mike Arrington: “Emprender es duro. Así que trabaja más, llora menos, y no seas quejica” (“Startups are hard. So work more, cry less and quit all the whining.”)
Para ser justos con Mike, creo que el tema que estaba tratando de afirmar, es el de que nadie te está forzando a trabajar en una empresa de tecnología o web tipo “startup”, así que no te quejes, en todo caso cambia de trabajo.

“Pareciera que si quieres “hacer una marca en el universo” no hay otra opción que no sea trabajar en Silicon Valley y hasta el punto de la extenuación.”

Sin embargo, hay también un mensaje más siniestro que emana de ese texto y que me preocupa profundamente. Parece estar sugiriendo que si quieres “hacer una marca en el universo” no hay otra opción que no sea trabajar en Silicon Valley y hasta el punto de la extenuación. En otras palabras, que si quieres cambiar el mundo, tendrás que matarte en el proceso; y que ahora mismo, sólo hay un lugar en el mundo en que eso es posible.

No podría estar más en desacuerdo con esa filosofía. Con esto en mente, quiero compartir algunas de mis reflexiones sobre cómo influenciar al mundo en el que vivimos. Espero que sea útil para aquellos que están empezando en el mundo laboral, pero también para aquellos como yo, que están considerando qué hacer próximamente.

Empecemos preguntándonos qué significa hacer una marca en el universo.

¿Qué significa hacer una marca en el universo?

Todos queremos cambiar el mundo. Queremos dejar una herencia y ser recordados por mucho tiempo tras dejar este mundo. Muchos tenemos un deseo también de dejar las cosas mejor que cuando estuvimos en él.

“Teniendo sólo una vida por delante y una oportunidad de cambiar las cosas, no miraría a Silicon Valley y su cultura de emprendimiento tecnológico (las empresas “startup”) como el mejor lugar para hacer del mundo un sitio mejor.”

Como tecnófilos, tendemos a ver la tecnología como la manera de conseguir esto. Es perfectamente entendible, pero es importante ver eso en su debida perspectiva. La tecnología tiene el potencial de cambiar el mundo. Siendo una persona que ha crecido con Internet lo he visto clarísimo. Sin embargo, teniendo sólo una vida por delante y una oportunidad de cambiar las cosas, no miraría a Silicon Valley y su cultura de emprendimiento tecnológico (las empresas “startup”) como el mejor lugar para hacer del mundo un sitio mejor.

Si quieres usar tus aptitudes para hacer un mundo mejor, trabajar para una nueva empresa tecnológica no es el mejor modo de usar tu tiempo. Con excepción de startups como Kiva, pocas van a cambiar el mundo a mejor.

Hay algunas startups como Kiva que están cambiando el mundo a mejor mediante donativos de microcrédito, pero no muchas.



¿Está la gloria en trabajar para una “startup”?

Admitamos que puedas estar menos preocupado en mejorar el mundo que en causar sensación y que te lleve a la fama y la gloria. Si no puedes entrar en un concurso tipo “Tienes Talento”, quizá trabajar para una nueva empresa tecnológica pueda ser la siguiente mejor opción.

Pero dejando a un lado el hecho de que: las promesas de fama son un método típico de conseguir que gente inocente y joven se ponga a hacer todo tipo de cosas realmente estúpidas; no estoy seguro de que trabajar ni siquiera para las “startups” más conocidas realmente sirva para mucho con respecto a conseguir gloria a largo plazo.

“Las promesas de fama son un método típico de conseguir que gente inocente y joven se ponga a hacer todo tipo de cosas realmente estúpidas”

Hay una oportunidad muy breve cuando trabajas para una empresa así. Cuando es demasiado pequeña, nadie sabe quién eres aún, y cuando es demasiado grande, eres uno más de cientos empleados. A menos que seas uno de los fundadores, es un callejón sin salida.

Lecciones del pasado

Mirando atrás al “boom” de las .com de finales de los noventa, hay mucha prueba de que una empresa de tecnología trae poca satisfacción a largo plazo. Como muchos entonces, trabajaba para una “puntocom” que levitaba en el NASDAQ con una valoración de unos 26 millones de dólares. Recuerdo cuando un inversor de Nueva York me decía que sería millonario antes de fin de año. Incluso entonces me reí a su misma cara, y tenía razones para hacerlo. Si te dijera el nombre de la “startup” seguro que nunca has oído hablar de ella.

“Recuerdo cuando un inversor de Nueva York me decía que sería millonario antes de fin de año. Incluso entonces me reí a su misma cara, y tenía razones para hacerlo.”

De hecho, habrás oído hablar de muy pocas de las empresas de tecnología que dominaban por entonces. Incluso las que son tipo Facebook finalmente vienen y van. Está en la naturaleza de la tecnología el que ser superada y reemplazada.

Para crear controversia, se podría decir que hay algo noble en trabajar en un proyecto que potencialmente puede influir en millones de vidas, incluso si no te conocen en persona. Estoy de acuerdo. Sin embargo, a lo que me niego es a aceptar que ese sea el único camino.

Alternativas a irte a una “startup” para crear un impacto

No hay nada malo en querer cambiar el mundo trabajando para empresas de tecnología. Sin embargo, no es tu única opción.

Incluso las “startup” más famosas que utilizan millones de personas cambian poco en el gran conjunto de las cosas. Si quieres cambiar el mundo a mejor, entonces trabaja en websites de organizaciones de voluntariado y ayuda.

He tenido el privilegio de trabajar con algunas que rehabilitan a soldados heridos, a víctimas del SIDA, que combaten la pobreza o la legislación que impide proteger el medio ambiente. Estas organizaciones hacen más por el mundo que la mayor parte de las empresas tecnológicas. He podido ayudarles a aumentar sus fondos mediante donativos online y eso me produce una inmensa satisfacción.

“Incluso las “startup” más famosas cambian poco en el gran conjunto de las cosas […] hay muchos más modos de crear un impacto como diseñador web”

De hecho hay muchos más modos de crear un impacto como diseñador web aparte de las “startups”. Podrías ayudar promoviendo buenas prácticas, implicarte en formular las próximas tecnologías que van a modelar la web, o tomar parte en el movimiento del código libre. La lista es muy muy larga.

Y lo mejor de todo es que ninguna de esas cosas requiere transladarle a Silicon Valley o hacer felices a inversores de capital riesgo matándote a trabajar para hacerles ganar dinero.

Más allá de la web

Por supuesto hay mucho que puedes hacer fuera de la web para crear tu marca en el universo. Demasiados diseñadores web han sido absorbidos por ese modo de pensar en el que su carrera laboral es una “vocación” que les exige su vida entera, más bien que una labor que les permite hacer cosas fuera de su trabajo.

No me entiendas mal, me encanta lo que hago, pero no es mi vida entera, y de verdad que no construyo mi valía personal con ello. Pongo una marca en el universo de muchas y diversas maneras que no tienen nada que ver con la web. Por ejemplo, cuido y quiero a mi hijo para que tenga una mayor posibilidad de cambiar el mundo a medida que crezca. Hago lo mismo por mi esposa y aquellos que conozco en mi vida. También lidero desde hace unos años en mi trabajo a un equipo de jóvenes dotando así a la siguiente generación de lo que necesitan para causar un impacto. Finalmente, doy mi apoyo a numerosas organizaciones que están haciendo cosas importantes más que lo que podría conseguir cualquier cantidad de código que escribiera.

“Demasiados diseñadores web han sido absorbidos por ese modo de pensar en el que su carrera laboral es una ‘vocación’ que les exige su vida entera”

Digo esto no para dármelas, sino para animarte a mirar más allá de la burbuja de la web, y encontrar una perspectiva más equilibrada. La web no es el único modo de crear una marca, ni siquiera es la mejor, y en realidad no es la única en la que debiéramos participar.

Y finalmente, quisiera poner la atención en otro de los falsos conceptos en torno a crear un impacto en el mundo: que tienes que matarte a trabajar para ello.

Trabajar muchísimas horas no es una placa al mérito.

Cuando eres joven puede ser divertido estar toda la noche trabajando, especialmente si es algo que te encanta. Sin embargo, ten cuidado. Hay al menos dos peligros de este punto de vista.

“Trabajar tantísimas horas no es una medalla al mérito, es un signo de estupidez. Estás dañando tu saludo, tu bienestar mental a largo plazo, y estropeando tu habilidad para trabajar de forma inteligente.”

Primero, hay quien podría aprovecharse de tu entusiasmo. Como apunta Amy Hoy en un artículo reciente:

Y no te equivoques, vender tu “única y sola juventud” trabajando 100 horas semanales en una web, con la promesa de una zanahoria grande al final de un palo que es tan largo como 80 millones de líneas de código, y del que tira un inversor que ganará 3, 10 ó 100 veces más que tú, eso en el cada vez menos probable caso de que “tengas éxito”… es claramente estúpido.

A los fundadores de “startups” e inversores les interesa motivar a sus empledos para que trabajen duro y largo tiempo, para conseguir el máximo dinero de ti. No caigas en su juego.

Segundo, incluso aunque estés trabajando en algo que de verdad merezca la pena, trabajar muchísimas horas es al fin y al cabo contraproducente. Cuantas más horas trabajes, menos productivo serás y a la larga te estropearás la salud.

Trabajar tantísimas horas no es una medalla al mérito, es un signo de estupidez. Estás dañando tu saludo, tu bienestar mental a largo plazo, y estropeando tu habilidad para trabajar de forma inteligente.

Trabaja de forma inteligente

Hice lo de trabajar tantísimas horas. No funciona. Pones más de ti pero proporcionalmente consigues menos. Cuando se es joven se pueden aguantar las horas extra un tiempo. Sin embargo con la edad descubrirás que es imposible mantener el ritmo, pero no conocerás otra forma de trabajar. Eso si te puedes permitir destruir tus relaciones, felicidad y salud.

“Olvídate de esa basura sobre trabajar muchísimas horas. Simplemente no es verdad […] Intenta ver cuánto puedes conseguir en la menor cantidad de horas posible.”

En vez de trabajar tantísimas horas, aprende a trabajar de forma más inteligente. Ahora mismo trabajo menos que nunca en mi vida pero produzco más. Soy más eficiente, organizado y me concentro cuando trabajo. Eso gracias a que descanso y tengo buena salud. He aprendido que el tiempo que dedico a cosas que no son trabajo es tan importante para mi éxito como las horas frente al ordenador.

Así que olvídate de esa basura sobre trabajar muchísimas horas. Simplemente no es verdad. De hecho puedes verlo como un reto. Intenta ver cuánto puedes conseguir en la menor cantidad de horas posible.

Para concluir

Me doy cuenta de que este artículo se ha convertido en una especie de crítica que salta de tema en tema. Me disculpo por ello. Sin embargo, la cultura que ha crecido con el mundo web con sus prácticas de trabajo obsesivas, y que conlleva casi un fanatismo al respecto y muchísimas horas, me preocupa profundamente.

Me preocupan sobre todo aquellos que empiezan su carrera laboral. He visto a muchos amigos míos quemarse. No quiero que eso le suceda a la siguiente generación. En última instancia eso es malo para esta industria, y evitará que consigamos crear esa marca en el universo que todos deseamos ver.


Comentarios (2)


Deja tu Comentario

¿Cookies, por qué?

Las cookies que utilizamos sólo son para estadísticas varias, nada del otro mundo. Sólo tienes que seguir navegando para aceptar que las utilicemos. No tenemos ningún plan malvado para la información que graba, si quieres saber más de cómo se utilizan en la política de cookies te contamos, si no con pulsar el botón siguiente ya te dejamos tranquilo ACEPTAR

Aviso de cookies