Todo el mundo quiere monetizar, pero… ¿cuántos pagarían por tus servicios?

¿Te has reído viendo el vídeo que introduce este artículo? Yo también, pero me parece que además, de él se pueden extraer algunos principios aplicables a profesionales y empresas. ¿Cuáles?

Compartir, sí… pero ¿con qué fin? 

De siempre las marcas han invertido mucho tiempo y considerables montos de dinero para comunicar sus productos y servicios con la finalidad de “vender” como decía el legendario publicista David Ogilvy. También Internet como herramienta ofrece a los profesionales y pequeñas empresas la posibilidad de comunicar su “know-how” o expertise en un campo determinado.

Esta comunicación pasa por demostrar a través de contenidos nuestra valía profesional y la ventaja que tiene acudir específicamente a nuestra marca, entre la multitud de profesionales y empresas existentes en el mercado. Así que, dentro de una estrategia de contenidos pensada y planificada, compartir conocimientos refuerza nuestro posicionamiento profesional y es una excelente herramienta para que potenciales clientes puedan “probar” nuestros servicios, antes de comprar.

¿Focalizas, o te dispersas?

Pero no es menos cierto que es muy fácil perder el foco en Internet. Entre otras cosas porque la cantidad de mensajes que imperan del tipo “comparte”, “difunde”, “regala”, “haz networking”, “acude a conferencias”, hacen que precisamente se tienda a invertir mucho tiempo en actividades que poco o nada van a reforzar nuestra marca, o lo que es peor: que no monetizan; y lo siento si discrepo de algunos, pero el ROI o retorno de inversión en una empresa, aunque sea de tiempo, debe ser palpable y poder medirse… o al cabo de un tiempo, simplemente no habrá empresa, así de simple.

Gente hábil es lo que sobra: ¿realmente sabes quién es tu audiencia?

“El medio es el mensaje” decía McLuhan, y estoy muy de acuerdo con sus palabras. Por ejemplo, tenemos que saber por qué utilizamos diferentes canales, según los mensajes que queramos comunicar: Twitter para informar y difundir, Facebook para crear comunidad, YouTube para comunicar y compartir en audiovisual…  Pero ¿no crees que, en muchas ocasiones, las personas que forman parte de tus contactos tienen perfiles similares al tuyo, y publican cosas similares a ti? ¿Qué te hace creer entonces que pagarían por tus servicios? Aún en el supuesto de que estos contactos fueran prescriptores de tu marca, ¿qué te hace creer que SUS contactos pagarían por TUS servicios?

En Internet hay mucho contenido gratuito, muchísimo; pero la pregunta del millón es:

¿Tienes un producto o servicio por el que la gente que forma parte de tu red de contactos esté dispuesta a pagar? Si así es, ¿por qué lo harían?

¿Si me comparten, monetizaré?

Merece la pena sentarse y reflexionar: así evitarás, como profesional o empresa, empezar con un enfoque erróneo. Pensar en monetizar aquello que te apasiona por ejemplo, suena muy bien, sí. Pero tener una estrategia de marketing y publicar contenidos, por muy buenos que sean y le hayas puesto todas tus ganas, y aunque te lo retuiteen o compartan miles de veces, NO GARANTIZA “per se” que vayas a monetizar tus servicios.

Monetizar o compartir: cortando un billete de dólar

Compartir está bien… pero también tienes que vivir de lo que haces, monetizándolo…

Ahora mismo no vale sólo con la teoría de Marketing de estudiar el mercado, diferenciarse, conocer la competencia, etc… se trata de tener un producto o servicio que puedas vender a gente que lo necesita, y que esté dispuesta a pagar por ello. Identifícalos, pero cuidado: no siempre estarán en las Redes Sociales, o al menos no en las que tú piensas.

Así, una vez que has detectado quién es tu audiencia, el siguiente paso sería comunicarlo de manera que esta se sienta identificada con tu mensaje, y acudan a ti;  porque si tienes un buen servicio, pero resulta que lo comunicas mal, te puedes atraer al público equivocado, a ese que nunca pasará de consumir de forma gratuita, a aquel que cuando maneje un poco el Corel se creerá Diseñador, al que colocando cuatro baldas se creerá Ebanista, y así un largo etc… 

Y ese público no te interesa, porque ni valoran ni querrán pagar lo que tú les ofreces como servicio. Nunca conseguirás que crean que vale la pena pagar por tu “expertise” porque piensan, erróneamente, que ya se “arreglan” ellos con lo gratuito o barato que pillen por ahí.

Entonces, ¿cómo monetizo?

Sé profesional en tus planteamientos,  Invierte en aquello que te va a reportar y Focaliza tus acciones en lo que realmente produzca resultados “monetizables” en tiempo o dinero. Distingue entre quienes siempre van a ser “consumidores de lo gratuito”, y quienes verdaderamente aprecian y quieran pagar un servicio “premium”, y céntrate en estos últimos. Ah, y piensa que los que más te comprarán, quizás no estén siquiera en tu círculo de Redes Sociales.

Y si eres empresa o profesional, ten cuidado con adoptar, aunque sea por un instinto de supervivencia equivocado, la mentalidad del “háztelo tú mismo”. Puede ser un error que cueste tiempo y mucho dinero…¿por qué? Porque cuando no dominas una acción y pretendes hacerla tú mismo, entonces pasa fácilmente lo que ves en el vídeo que tienes al principio.

Y si estás vendiendo servicios a otros, tenlo presente: esa gente tan “hábil” (o que se lo cree), piénsalo… al final no son la audiencia que necesitas tener. Y a ti, creo que te interesará más poder vivir de lo que haces bien, que dar gusto a una cantidad ingente de followers, “amigos” y contactos digitales… ¿no te parece?


Comentarios (0)


Deja tu Comentario

¿Cookies, por qué?

Las cookies que utilizamos sólo son para estadísticas varias, nada del otro mundo. Sólo tienes que seguir navegando para aceptar que las utilicemos. No tenemos ningún plan malvado para la información que graba, si quieres saber más de cómo se utilizan en la política de cookies te contamos, si no con pulsar el botón siguiente ya te dejamos tranquilo ACEPTAR

Aviso de cookies