Recobro de deudas: un negocio suculento en tiempo de crisis.

 

Una vez más os hablaré de las TELECOS y de la mala fama que se están ganando a pulso…

A lo largo de nuestra vida –laboral y profesional- suceden cosas que te dejan boquiabierto por la osadía y desfachatez que demuestran estas empresas que actúan sin escrúpulos;  pero por interés común creo que vale la pena hablar de nuestras experiencias y no dejarse amedrentar… 

Ahí os va una, real como la vida misma: imagínate un lunes como otro cualquiera, recoges el correo y te encuentras con una carta procedente de la  empresa “XXX servicio integral de recobro de deudas” reclamando un impago inexistente por un importe de 2.352,57€ en relación a la prestación de un servicio que nunca se efectuó.

Todo por supuesto absolutamente falso, y totalmente carente de documentación ni facturas adjuntas, para que no se sepa ni de qué exactamente se está hablando. Seguramente tu primera reacción es ponerte de los nervios, porque te toca el bolsillo y sabes además que no tienes ninguna deuda contraída con esta empresa. 

Intentas calmarte y piensas que se trata de un error, coges el teléfono e intentas ponerte en contacto con la TELECO de turno buscando el número en alguna factura de las que tienes de hace tiempo… sin éxito alguno, pues la única voz que te atiende es la de un control por voz automatizado, que tras varias opciones, te lleva a un buzón de voz, y que lógicamente ni te va a contestar, ni a devolverte las llamadas… 

En ese momento te sientes frustrado: te acusan falsamente y no tienes ni derecho a decir nada, ni siquiera a saber de qué te acusan. 

Pero lo peor de todo en estos casos, es que independientemente de que sea un error o no, sabes por experiencia empresarial que si no te defiendes, corres el riesgo de ser incluido en un fichero de morosos. Así que el susto no te lo quita nadie.

En la vida real estas cosas nos pueden pasar. Consultando foros en Internet, puedes ver a particulares que son reclamados por importes de 50, 100, 200 euros, por servicios que nunca llegaron a dar de alta o que dieron de baja hace muchísimo tiempo. Claramente injustos e injustificados.

¿Qué puede hacer uno al respecto? Si se es un particular, apelar a la Ley General de Protección de Datos (véase este artículo del Blog al respecto) que está hecha para evitar que empresas pasen datos sin consentimiento a otras (como en este caso). Si se es una empresa, ponerse en contacto con una asesoría jurídica, la cual  dicho sea de paso, cuenta con profesionales expertos en estos temas, que generalmente recomendará el envío de un burofax a la “empresa X”, instándoles a remitir la documentación fehaciente de la supuesta deuda.

Viendo cosas como estas, uno se pregunta: ¿Será esta anécdota un “error” habitual de las TELECOS para aumentar sustancialmente su facturación en tiempos de crisis? ¿Será  un intento de fraude de la “Empresa X” que actúa en su nombre y representación?

No conozco la respuesta, pero lo que sí os puedo decir es que la TELECO no suele dar la cara, y que, si se pagan estos importes requeridos pensando que no hay otra opción, resultaría igualmente frustrante al no saber realmente cuál es el motivo de la “deuda”, y porque se dan casos en que vuelve a repetirse el ataque a la “víctima” con un nuevo importe posteriormente.

Y eso sí, es deleznable que se recurra a este tipo de artimañas para conseguir dinero, y mi mensaje desde aquí es el siguiente:

Seamos personas físicas o jurídicas, no estamos en indefensión. No permitáis que os amedrenten con historias  de morosidad –siempre y cuando uno esté al corriente de sus pagos, claro está– y que sepáis que existen recursos legales que no llevan tanto tiempo, y muy poco dinero, para defenderse de estos vampiros modernos que nos quieren chupar la sangre en forma de monedas y billetes de euro…

 

 


Comentarios (0)


Deja tu Comentario

¿Cookies, por qué?

Las cookies que utilizamos sólo son para estadísticas varias, nada del otro mundo. Sólo tienes que seguir navegando para aceptar que las utilicemos. No tenemos ningún plan malvado para la información que graba, si quieres saber más de cómo se utilizan en la política de cookies te contamos, si no con pulsar el botón siguiente ya te dejamos tranquilo ACEPTAR

Aviso de cookies