10 tipos de letra que no deberías usar en tus rótulos comerciales (y que no son la Comic Sans) – 1ª parte
Horrores de la tipografía que no son la Comic Sans

Sabemos que lo sabes: la Comic Sans es la tipografía más horrible y odiada del planeta; tal vez, incluso, de la historia de la humanidad… y con todo, eso no disuade a muchos incautos de seguir usándola, ignorando que es casi como recitar una invocación maligna a algún ser perverso.

¡Pero cuidado…! Eso no quiere decir que no haya otros “peligros” en forma de tipos de letra maléficos —por su mal uso, o simplemente, abuso— pululando por las calles de tu ciudad. Lo hemos comprobado:  están ahí.

La próxima vez que vayas dando un paseo, verás cómo te observan… y si no tienes cuidado, se abalanzarán sobre los rótulos y/o diseños de tus proyectos o negocios. No se lo permitas…

Algerian, el enemigo público número dos.

Después de la Comic Sans, seguramente ningún otro tipo de letra cause tal odio “hater” entre los entendidos.

La culpa no es de su creador, Philip Kellys. Ni de Alan Meeks, diseñador que en 1988 realizó el simple encargo de adaptarlo la casa de tipografías Letraset: todo un tipo de letra decorativo, con reminiscencias de la inglaterra Victoriana, y al estilo de los rótulos de madera de ese siglo XIX tardío.

"Vino con Tapas, y se fue sin ellas" rótulo con Tipografía Algerian

Que sí, que tu local es cosa fina… pero la Algerian no va a realzar tu marca, ni poco ni mucho.

Como tantas cosas, el abuso vino tras su popularización informática. En versiones de Office 97 de Microsoft y posteriores, se incluía este tipo de letra dentro del “kit” de fonts que se instalaban.

Algerian, uno de los fonts que se incluyeron con bastantes versiones de Office 

Font Algerian     Ver una recopilación de abusos con la Algerian en Flickr, cortesía de sus múltiples “Haters”

Y claro, tener a mano una letra decorativa como esta, resultó una tentación demasiado grande para los no entendidos. Así fue como, cual jugosa fruta para la inocente Eva, muchos siguen cayendo en este “pecado” tipográfico, hasta el día de hoy…

Otras tipografías de inspiración en rótulos antiguos, que deberías evitar muchas veces: Copperplate Gothic, Academy Engraved

 

Papyrus: el font favorito de los “amateurs”.

“¡Aficionao… qué eres un aficionado…!”  Que las míticas palabras de los jubilados del programa de humor vasco “Vaya semanita” resuenen en tu cabeza cada vez que se te pase por la cabeza usar la Papyrus


No seas “aficionao”, que usar la Papyrus es “diseñar por diseñar, ya te digo…”

 

Cuando Chris Costello vendió este font a sus 23 años, por un encargo en el que recibió el equivalente a 2.300 dólares, poco se imaginaba él que su “criatura” llegaría a ser tan utilizada, como odiada a la vez…

Hijo de un rotulista profesional de Nueva York, Chris nunca sospechó que millones de ordenadores acabarían con su tipografía instalada: y a día de hoy se “tira de los pelos”. Porque, de haberlo sabido… o no hubiera vendido los derechos, o hubiera pedido más dinero a cambio de la licencia del suprautilizado font.

Inspirada en la caligrafía de las escrituras orientales, en 1984 acabó en el catálogo de Letraset, y a partir de mediados de los 90 fue todo un “hit” inmediato por su popularidad en los ordenadores de muchos usuarios.

Ver espeluznantes apariciones de la Papyrus por doquier en papyruswatch.com

Librería "La Contemporánea" con tipo de letra Papyrus
Como diría Groucho Marx de la “inteligencia militar”, algunas cosas juntas son contradicciones en sí mismas. Como usar la Papyrus para nada que tenga que parecer de estos últimos siglos.

 

En la web de  iheartpapyrus.com celebran el abuso ubicuo, del font preferido de los amateurs del mundo entero…

Tan odiada como amada —al estilo de una canción veraniega de Georgie Dann— su profusión inadecuada nos recuerda lo que sería “diseñar por diseñar”, vamos: a lo loco y porque sí.

El font Papyrus

La Papyrus… algunos la comparan a los vídeos de gatitos en YouTube: o sea, toda una plaga de proporciones bíblicas.

Otras tipos de inspiración antigua  (igualmente manidos y a evitar) para “aficionaos” tipográficos: Apple Chancery, Art Nouveau, Desdemona

 

Bank Gothic… tu negocio no es ni una película ni un videojuego

Pocas tipografías se han vuelto tan “peliculeras” como esta creación —en 1930 nada menos— de Morris Fuller Benton. Series de TV, películas, videojuegos (en especial de acción y ciencia ficción)… todos la han utilizado hasta la náusea.

Pero si tu negocio no es un filme trepidante —más bien se parece a una peli de cine independiente— no te lances a la aventura de usarla.

Una tipografía de proporciones cuadradas, geométrica y sin serifa, no es la más adecuada siempre. Además, va a ser difícil quitarle el “regustillo” peliculero que se le está quedando a la pobre.

Bingo con Bar y Maquinitas con nombre "AVIA2"

Una tarde de película en un local que, con la Bank Gothic, nos va a generar pura adrenalina, no hay duda…

No es ni mucho menos una mala tipografía, al contrario, tiene un diseño muy cuidado en su estilo. Pero la sobredosis siempre es mala, y su puesto #7 en un ranking de fonts sobreempleados nos avisa: huye de los estereotipos tipográficos, antes de que te seduzcan por su fama y glamour.

Otras tipografías “peliculeras” de las que querrás huir bastante: Trajan Pro, Eurostile, incluso Futura.

 

Zapfino: ¿te quieres casar con ella?

Cierto: Zapfino no deja de ser un estupendo font caligráfico, que honra con su nombre al recientemente difunto tipógrafo suizo Hermann Zapf.

Su inocente atractivo —romántico y elegante— esconde una “atracción fatal”: la de convertirte en una víctima más de sus encantos… en los que millones de veces caen los diseñadores más “tiernos”.

La Cafetería Mordor, con un estupendo rotulado hecho con Zapfino

Un elegante y chic lugar de la tierra media para tomarte un té con menta, o similar.

Además, sus ampulosos y ornamentados trazos no siempre son fáciles de tratar, con lo cual es una elección espinosa. La que parecería ser la “novia perfecta” para tus diseños, puede convertirse en una peligrosa “viuda negra” ante tus ojos, si no tienes cuidado. Advertido quedas.

La tipografía Zapfino, en todo su esplendorNo dejes a tus seres queridos usar la Zapfino, no por mal font, sino por sobreexplotada.
Ver más ejemplos en Friends Don’t Let Friends Use Bad Fonts

Más tipografías de estilo caligráfico de las que huir como de la peste: Vivaldi, Snell Roundhand

 

Lobster: lo retro vuelve con una venganza (y en Internet)

Ah, aquellos maravillosos años, como la era del “American Graffiti”: ver una peli del autocine en tu Cadillac, tomar un helado junto a la pista de patinaje, jóvenes moviéndose al rito del rock con el pelo todo engominado, y…

Bueno, muy bonito sí: pero quizá tu negocio o marca no tenga NADA que ver con reminiscencias de otras épocas. Tipográficamente quizá estés creando una paradoja temporal: peor que volver al pasado y besar a tu madre.

La tipografía Lobster, creada por Pablo Impallari, tiene cosas muy buenas, no decimos que no. Un aire fresco, “retro” y un montón de caracteres y ligaduras que lo hacen muy sofisticado.

Menú de Restaurante con la Lobster

Si no andas con cuidado acabarás con un diseño hecho con la Lobster, acompañado de escalofriantes imágenes de “clip-art” alrededor.

Pero también sus rasgos demasiado distintivos y esa pinta “vintage” no sientan bien a tan amplio espectro de trabajos como a los que se está aplicando.

Incluso Impallari creó una segunda versión, mejorada y menos “cantosa” la Lobster 2, pero claro: la tipo original ha sido un “bombazo” por su gratuidad (y por salir antes) como parte de los Google Web Fonts.

Loaste, un tipo de letra demasiado sobreutilizado y mal empleado

¿Se ha convertido la Lobster, en la Comic Sans de los bloggers de esta década? Si no es así, va camino de ello. Y no se lo deseamos, pobrecita.

¿Es la Lobster la nueva Comic Sans? Algunos pretenden demostrarnos que sí… véase Lobster is the New Comic Sans.

Pero, lo mismo que no aplicarías un filtro de Instagram a todas las fotos de tu empresa, no recurras a la Lobster, “por un sí o por un no”. Tu branding te lo agradecerá.

Otras tipografías “retro” que deberías usar sólo cuando “venga a cuento”: Cooper Black, Braggadocio

Qué ¿no has tenido bastante con esta “galería de los horrores” tipográficos, y con las torturas visuales infligidas por el abuso de estos tipos?

Pues no te pierdas la segunda parte de este artículo, donde el terror en forma de fonts cobrará otras dimensiones poco conocidas. ¡Próximamente, en sus pantallas!

 


Comentarios (0)


Deja tu Comentario

¿Cookies, por qué?

Las cookies que utilizamos sólo son para estadísticas varias, nada del otro mundo. Sólo tienes que seguir navegando para aceptar que las utilicemos. No tenemos ningún plan malvado para la información que graba, si quieres saber más de cómo se utilizan en la política de cookies te contamos, si no con pulsar el botón siguiente ya te dejamos tranquilo ACEPTAR

Aviso de cookies